Keith Haring fue un artista y activista social cuyo trabajo refleja el espíritu de la generación pop y la cultura callejera del Nueva York de los años 1980. Se le considera hijo de Warhol, de los comics de Disney, de la era de la televisión, de la ciencia ficción, del vídeo, de los robots, de la tecnología, de la música disco, del rap, del sexo, las drogas y del efervescente East Village de los 70 y los 80.

Mi contribución al mundo es mi capacidad de dibujar.
Quiero dibujar tanto como pueda y durante tanto tiempo como pueda”.

De niño ya tiene un gran interés por el dibujo. Creció acompañado de cómics e historietas de dibujos animados, y por eso tal vez pudo desarrollar un instinto para el grafismo. Tuvo la gran suerte de ser apoyado por su familia, la que también la animó a realizar estudios artísticos.
Se matriculó en 1976 en Ivy School of Art de Pittsburgh, donde comenzó a hacer serigrafías para imprimir en camisetas. Pronto lo dejó tras plantearse que no quería dedicarse a la publicidad sino al arte. Y posteriormente continúo sus estudios en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York durante los años 1977 y 1978.
Pero quizás en hecho que más le animara fue su visita al Hirshhorn Museum de Washington DC donde quedó maravillado con una exposición de Andy Warhol. Empezó entonces rompiendo con las convenciones de su tiempo y fue contra las reglas del negocio del arte.
Probó el mundo de las drogas y el alcohol, tema que más tarde denunciaría en numerosos murales y campañas en contra. Comenzó su carrera callejera tras una performance en el Club 57 de Manhattan llamada Poetry-Word-Things. Se dio cuenta de que los paneles negros del metro eran un sitio ideal para plasmar sus viñetas de tiza blanca. Fue arrestado en varias ocasiones por dañar la propiedad pública.

 

En los paneles reflejaba sus inquietudes morales. Su iconografía era una mezcla de elementos sexuales con platillos volantes, personas, perros, figuras corriendo, bebés gateando, halos, pirámides, televisiones, teléfonos y referencias a la energía nuclear. Para los dibujos de gente con un agujero en el vientre se inspiró según sus propias declaraciones en el atentado que sufrió John Lennon en 1980. “Me desperté y tuve la imagen del hombre acribillado a balazos”.

 

En 1981 Haring empieza a montar sus primeras exposiciones y a ganar dinero vendiendo sus obras. Venderse y prepararlas le suponían mucho tiempo que no podía dedicar al arte así dejó de ser su propio marchante tras conocer a Tony Shafrazi. De una forma más relajada prepara sus obras en su estudio sobre planchas negras de vinilo. Estas son baratas y enlazan con las obras de las paredes del metro. Nunca le gustó el lienzo ya que para él mostraba unos valores que detestaba: “el papel es un material sin pretensiones, fácilmente disponible y no tan caro”.
Gracias a contactos consigue proyectar una animación en Times Square de Nueva York, también se da a conocer por el mundo visitando Holanda, Bélgica y Japón. En 1985Haring presenta por primera vez sus esculturas de acero y aluminio en la Leo Castelli de Nueva York. 1986 En abril Haring inagura su primer Pop Shop, en el Soho, que vende sus productos, como camisetas, pósteres, pegatinas y adhesivos magnéticos. También pinta un trozó del Muro de Berlín.

 

“Durante todos los años ochenta era consciente de que yo era, sin más, un firme candidato para contraer el sida. Lo sabía porque en Nueva York había, en cada esquina, una amplia oferta de sexo promiscuo… al que yo no me resistí”

 

Consciente de que podía tocarle a él pintó un buen número de cuadros que tienen que ver con el tema sida. Se trata de cuadros con un efecto persuasivo, para salvar a otros.
En 1988 durante una estancia en Japón, Haring descubrió manchas de color violeta en su cuerpo, que a su regreso fueron diagnosticadas como los primeros síntomas de haber contraído el sida.

 

“En un primer momento uno se derrumba completamente. Aunque en cierto modo había contado con esa posibilidad… cuando realmente se produce uno no está preparado. Por eso se viene uno abajo. Me fui al East River; en la orilla me quedé parado y no hice otra cosa que llorar”

 

Entonces creó la Fundación Keith Haring.
En noviembre de 1989 pinta su última obra. Haring aún mantenía el vigor y la actividad artística de siempre. Su fortaleza aún le permite crear una escena esperanzadora y alegre llena de vivos colores. Como regalo y colofón final Haring reunió muchas de sus técnicas pictóricas aquí.
En enero de 1990 Haring se encontraba muy débil y ya no podía ni pintar, entonces declaró:

 

“Ahora creo firmemente que llegará, que seré aceptado.
Llegará cuando yo ya no esté, cuando no pueda gozarlo”

 

El 16 de febrero Haring muere de sida en Nueva York, a la edad de 31 años.

 

BIBLIOGRAFÍA

“Haring”
Autor: Alexandra Kolossa
Editorial: Taschen

Blog Herem: http://goo.gl/Dj6Nc
Cronología ilustrada: http://goo.gl/vqdym

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos y para protegernos del spam. También se almacenan en nuestro servidor de correo en forma de email para poder dar una contestación a su consulta. Por ello debes de aceptar nuestra Política de Privacidad. Responsable de los datos: Jaime G. Llistó. Finalidad: Conocer y responder las opiniones y comentarios de nuestros lectores. Legitimación: Tu consentimiento expreso al enviar el formulario. Destinatario: info[@]llistografica.es. Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.