A lo largo de una carrera como profesional del diseño supongo que a menudo la gente se encuentra con trabajos que de primera mano no se esperaría. Hace un par de semanas me llegó uno de Tierra Astur para hacer marcaje de mobiliario de un nuevo local que se va a abrir. Exploré varios métodos y lo mejor fue el sello de silicona del cual dudé en un principio dado su tamaño.
Por unos 250€ me hice con un sello de 230x110mm con el tintero y 2 botes de tinta. Tras hacer la mezcla para oscurecer el color rojo estándar comencé la labor de sellado. Realmente esto nos salía más barato que hacerlo con un taller de serigrafía o carpintería. Hay que tener en cuenta que la mano la tenemos incluida haciéndolo yo o cualquiera de la empresa.
Los problemas al sellar las sillas, mesas y cajas de madera fueron principalmente las astillas que se adherían al sello y a mis manos. La poca uniformidad de las tablas y la gran absorción de la madera tampoco ayudaron mucho.Esto parecía una labor limpia hasta que llegué a casa y me dí cuenta del desastre. Recomiendo no llevar ropa que os guste y en una mala que sea oscura para disimular la tinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos y para protegernos del spam. También se almacenan en nuestro servidor de correo en forma de email para poder dar una contestación a su consulta. Por ello debes de aceptar nuestra Política de Privacidad. Responsable de los datos: Jaime G. Llistó. Finalidad: Conocer y responder las opiniones y comentarios de nuestros lectores. Legitimación: Tu consentimiento expreso al enviar el formulario. Destinatario: info[@]llistografica.es. Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.